Síndrome de Tunel Carpiano

El síndrome del Túnel Carpiano, es el atrapamiento del nervio Mediano a nivel de la muñeca. El Túnel Carpiano es una región anatómica, como su nombre lo indica es un túnel rígido por el que pasa dicho nervio y los tendones que van hacia la mano. Explicado rápidamente, es un problema entre la relación contenido/continente. Los síntomas suelen ser adormecimiento y dolor en algunos dedos de la mano. Este dolor suele ser peor por la noche. La pérdida de fuerza aparecerá con el tiempo. Para el tratamiento hay dos opciones: la primera es disminuir el continente, es decir, utilizando métodos para reducir las estructuras del tunel carpiano (férula, antiinflamatorios, corticoides, etc), y así devolver el espacio al nervio. Cuando dicho tratamiento no funciona, la segunda opción consiste en ampliar el continente y es ahí donde toma importancia el tratamiento quirúrgico.

Dedo en resorte

Es el atrapamiento de los tendones flexores a nivel de la vaina en la base de los dedos. Esta patología puede aparecer tanto en el pulgar como en los dedos largos. El síntoma más frecuente es el bloqueo del dedo en flexion, debiendo ayudarse con la otra mano a extender el dedo, y al realizarlo provoca dolor. El dolor se presenta en la palma de la mano, en la base del dedo afectado. Al igual que el túnel carpiano es un problema de contenido/continente, entre el o los tendones y la vaina y poleas que lo recubren. El tratamiento también es en un primer tiempo tendiente a disminuir el contenido, es decir desinflamar un tendón por ejemplo. Cuando esto fracasa, sólo la apertura quirúrgica de la polea que bloquea el dedo solucionará el problema, es decir aumentar el continente.

Quistes

Es común la consulta por tumoraciones a nivel del dorso de la muñeca, palma de la muñeca, o en los dedos. Estas tumoraciones pueden ser quistes. Es decir pequeñas tumoraciones llenas de líquido sinovial, que se encuentras en relación con alguna articulación o sinovial de los tendones. Generalmente estos quistes son asintomáticos, es decir, no provocan dolor, y por lo tanto la conducta expectante es lo más lógico. A veces por la posición que tienen estos quistes pueden molestar al cierre de la mano o a actividades específicas del paciente, siendo necesario su tratamiento. En ocasiones, estos quistes aparecen como consecuencia de lesiones articulares profundas, y estas deben ser resueltas antes del quiste. Por último, es fundamental diferenciar estos quistes de tumores sólidos, ya que la mano es una región donde los tumores, generalmente benignos, son frecuentes, estos deben ser diagnosticados y tratados según la sospecha diagnóstica.

Rizartrosis

.

Dupuytrén

.

Mano Reumática

.

Cirugía protésica de mano, codo y hombro

.

Microcirugía

.

Cirugía de nervios periféricos

.

Tendinitis

Es la inflamación de los tendones, estructuras que unen los músculos al hueso para trasmitir la función de estos. Estas inflamaciones pueden aparecer en cualquier tendón del cuerpo humano, y dependerá de la utilización de la mano por parte del paciente. Generalmente son de tratamiento médico, con inmovilización, antiinflamatorios y analgésicos. Algunas tendinitis son muy frecuentes y tienen nombre propio como por ejemplo:

Tendinitis de De Quervain: de los tendones abductor largo y Extensor Corto del pulgar, a nivel de la muñeca en la base del pulgar.
Epicondilitis o Codo de tenista: De los músculos epicondileos, en la parte externa del codo.
Epitrocleitis o Codo de Golfista: De los músculos epitrocleares, en la parte interna del codo.

Patologia Traumática

Ante traumatismos de mano las lesiones pueden ser múltiples. Dependiendo el segmento que haya recibido el trauma. Hay que diferenciar claramente un trauma abierto, es decir, donde el traumatismo se asocia a una lesión de la piel u otras estructuras. Y un traumatismo cerrado donde la piel está intacta. En el primer caso se debe consultar inmediatamente a la guardia para valorar la lesión. En el caso de un trauma cerrado la urgencia dependerá del dolor del paciente, se debe inmovilizar el segmento lesionado y consultar. Las fracturas de muñeca son una de las fracturas más frecuentes en la guardia de traumatología. Cada fractura dependiendo el segmento en la que se produzca tendrá un tratamiento específico, que irá desde la inmovilización a la cirugía, dependiendo de la lesión y el paciente.
En las manos son muy comunes las heridas cortantes. Estas por pequeñas que sean pueden lesionar estructuras importantes para el funcionamiento de la mano, como, tendones, arterias, nervios. Estas estructuras deben ser reparadas quirúrgicamente, para lograr el mejor resultado funcional de la mano. Si en el examen físico medico realizado en guardia, quedaran dudas sobre lesiones o no de dichas estructuras, la exploración quirúrgica de la lesión debe hacerse, para descartar cualquier lesión o repararla de ser necesario. Las lesiones que son reparadas tempranamente tienen una recuperación más rápida y mejores resultados que aquellas lesiones que fueron pasadas por alto en un primer momento. Las heridas cortantes pueden ser profundas, hasta ocasionar la sección de un segmento de la mano o ella en su totalidad. En este caso de emergencia, debe actuarse con tranquilidad pero sin perder tiempo. Primero, cohibir el sangrado a la persona que haya sufrido el accidente, generalmente con la simple compresión es suficiente para eliminar el sangrado de estos pequeños vasos. Luego, hay que ocuparse del segmento seccionado, se lo debe envolver en una gasa (o tela), luego colocarlo en una bolsa plástica cerrada. Y esto colocado sobre el hielo en una heladerita idealmente; mantener el paciente en ayunas y consultar a la guardia lo antes posible.

Reimplantes

.

Malformaciones congénitas

.

Lesiones del plexo braquial

.

Artroscopia de muñeca, codo y pequeñas articulaciones

.

Lesiones tumorales

.

Cirugía Reconstructiva

.